Beneficio de la natación para niños

beneficios natacion niños

La natación es  un deporte altamente recomendable  a personas de todas las edades, pues es uno de los pocos que existen capaces de ejercitar gran parte del cuerpo humano.

Este deporte labora y ejercita los músculos, al mismo tiempo que trabaja con la coordinación motora, el sistema circulatorio y respiratorio, crea independencia  mientras genera autoconfianza.

Al practicar esta disciplina desde pequeños, se desarrolla la capacidad cardiorespiratoria, obteniendo mejor provecho de la alineación, postura y la coordinación de los músculos, proyectando además la capacidad sensorial y psicomotriz.

La natación y el desarrollo físico de los niños

  • Mejora el sistema cardiorespiratorio, reduciendo los riesgos de sufrir enfermedades cardiovasculares.
  • Mejora el control del peso corporal, previniendo  la obesidad. Garantiza un correcto desarrollo físico.
  • Incrementa  resistencia, coordinación, equilibrio y conocimiento de espacio.
  • Mejoran el apetito.
  • Permite gastar la energía de una manera sana y divertida.
  • Promueve la relajación del cuerpo, manteniendo la sensación de bienestar.
  • Incrementa la fuerza mediante el ejercicio constante.
  • Mejora la capacidad del sistema respiratorio y regula  la circulación sanguínea.

Beneficios de la natación para niños y el desarrollo psicológico

  • Como están en constante crecimiento y desarrollo, es necesario que los niños tengan un espacio de relajación y tranquilidad.
  • Reduce la ansiedad debido a su cercanía con el agua, donde realizan ejercicios de coordinación y respiración.
  • Autocontrol: la natación  exige coordinación entre la mente y cuerpo, además de respirar. Explorando autocontrol, mejora la conducta y comprensión del  mundo.
  • Mejoran  carácter y conducta.
  • El bebé se divierte aprendiendo, lo que permite una  saludable formación.

La natación infantil y el desarrollo social

  • Socialización: afianzan buenas relaciones en su entorno, haciéndolas equilibradas y constructivas.
  • Juegos compartidos: se produce una excelente estimulación que beneficia al bebé, pues a partir de juegos aprenden  a nadar.
  • Diversión y espíritu de juego: se basa en el comportamiento del nadador, incluyendo las actitudes y habilidades, aplicando sus conocimientos y reglas. Mantienen una actitud respetuosa y positiva con sus compañeros.
  • Conductas de autocuidado: el niño  cuida su cuerpo a partir de actividades físicas y alimentación saludable para un excelente desempeño.
  • Convivencia: En la piscina  aprenden a convivir y realizar actividades conjuntamente con otras personas.

 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies